martes, 6 de enero de 2009

CABEZA EN BARRO


Don Luis creció en el pueblo de Rayón, en el estado de Sonora y se confiesa amante de la cocina tradicional; los preparativos son lo que más le entusiasma, y cuando el tiempo se lo permite se dedica a tender al sol calabazas, carne y tomates; curtir bacanora con uvalamas o hacer salsa de chiltepines. Es comerciante desde hace más de 50 años, y por la convivencia que se da naturalmente en su trabajo, guarda en la memoria gran cantidad de anécdotas de clientes, distribuidores y amigos. Uno de ellos, Don Lucas Rosas oriundo de Cananea, le contó que una vez en Altar había hecho amistad con un ganadero de ascendencia Pápago quien lo invitó a probar una barbacoa que era tradición en su familia. La receta la guardó con aprecio y la llevó a cabo algunas veces; Don Luis al saber los pormenores de la receta y lo sabroso del platillo decidió hacerla, desde entonces la ha hecho más de una decena de veces; la que más recuerda con alegría fue la que hizo para la boda de su hijo mayor donde los invitados quedaron “encantados” por el sabor de la carne.

1 comentario:

NORA dijo...

Estoy impaciente por leer las recetas de estas personas. Esta en especial. Mi papá hacía una barbacoa de cabeza que había que velar toda la noche y al otro día, la reunión familiar, los tacos de deliciosa barbacoa de cabeza de res.

Saludos!